Resolver problemas presentes con las herramientas del futuro.

Los gobiernos locales se enfrentan a problemas públicos cada vez más complejos, donde las soluciones sostenibles no son tan evidentes. Los servidores públicos necesitan herramientas de innovación para diseñar las ciudades del futuro.

Alejandra Mendoza Alcántara
Coordinadora del Multi-City Challenge 2020

El 80% de la población en México vive en zonas urbanas. Se estima que el número de ciudades en México aumente de 401 a más de 900 en 2030.[1] Este proceso de urbanización impone un reto importante sobre el bienestar de la población. Por ejemplo, la movilidad urbana es cada día más deficiente, tan solo de 1990 a 2015, el número de vehículos creció 3.5 veces más rápido que la población.[2] Este aumento acelerado del parque vehicular denota una planeación urbana deficiente, la cual no sólo tiene implicaciones en la movilidad y productividad de las ciudades, sino que también se asocia con problemas más complejos como lo son la desigualdad, la pobreza y la inseguridad. Este es un ejemplo de cómo los gobiernos de hoy se enfrentan a problemas públicos donde las soluciones sostenibles no son tan evidentes.

Por otro lado, la inefectividad para resolver estos problemas complejos genera una crisis de confianza en la ciudadanía. Vivimos hoy, en ciudades donde la inseguridad, la contaminación, la discriminación y por lo tanto el descontento social se agravan cada día más.

Esta tendencia no va a cambiar a menos que cambiemos la manera en que resolvemos los problemas públicos. “Para hacer frente a los retos del siglo XXI, los funcionarios públicos necesitan contar con las herramientas del siglo XXI”. Explica Beth Noveck, Directora de The Governance Lab. “La emprendedora pública del siglo XXI, tiene la capacidad de definir problemas específicos y accionables, consulta e interpreta datos, aprovecha los avances tecnológicos y diseña soluciones efectivas en colaboración cercana con la ciudadanía y otros sectores”

Los servidores públicos de hoy necesitan habilidades estratégicas para diseñar las ciudades del futuro. El Governance Lab promueve el uso de métodos como el diseño centrado en las personas, la innovación abierta, ciencias del comportamiento humano, evaluación de impacto, síntesis de evidencia, análisis de datos, pensamiento sistémico, entre otras, para la resolución de problemas públicos.[3] El uso de estos métodos junto con los avances tecnológicos facilita el diseño de políticas públicas más efectivas y legítimas.

Similarmente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) identifica también seis habilidades necesarias para promover la innovación en el sector público: iteración, alfabetización de datos, diseño centrado en las personas, curiosidad, narración e insurgencia.[4] El corazón de ambos toolkits se centra en la colaboración y experimentación para poder alcanzar retos ambiciosos como los propuestos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

El Multi-City Challenge 2020 tiene como objetivo fomentar el uso de estas habilidades de innovación en los gobiernos locales. Por ejemplo, primero trabajaremos con los funcionarios públicos municipales para definir un problema acotado, específico, accionable y relevante para la comunidad. Definir un problema suena trivial. Sin embargo, encuestas de The GovLab sobre habilidades de innovación llevadas a cabo en Australia, Paraguay y Estados Unidos, muestran que, a pesar de ser la habilidad que un mayor porcentaje de funcionarios públicos pone en práctica (entre 50% y 60% de los encuestados dependiendo del país); de estos, menos del 40% define un problema de manera metódica.

La definición del problema es un paso crítico para poder resolverlo. El Multi-City Challenge se enfocará en el uso de datos y diseño centrado en las personas para lograr un mayor entendimiento de las diferentes dimensiones del problema y asegurarnos que estamos abordando el problema correcto.

Una vez definido el problema, el Multi-City Challenge 2020 facilitará a los municipios la tecnología para conectar con la ciudadanía y acceder a la creatividad e inteligencia colectiva de la comunidad. Se invitará a la ciudadanía a proponer soluciones e ideas que puedan resolver los retos definidos. El uso de métodos de innovación abierta como lo es el desafío abierto, facilita  el acceso a posibles soluciones que no se tendrían si se hiciera política pública a puerta cerrada. Los equipos municipales elegirán aquellas ideas que tengan mayor potencial. The GovLab conectará a los equipos con expertos en el tema y proveerá de herramientas para que los municipios elijan aquellas ideas con potencial de impacto sistémico.

Para asegurarnos que estas ideas sean implementadas, los funcionarios públicos y los ciudadanos aprenderán métodos de co-diseño, prototipado y evaluación para desarrollar estas ideas en planes accionables. De este modo, llevamos de la mano al municipio por un proceso de experimentación que puede ser replicable.

Las ciudades del futuro están utilizando una gama de métodos basados ​​en nuevas tecnologías, datos, colaboración y la inteligencia colectiva de los ciudadanos. En México tan solo el 10% de los municipios ha utilizado la gobernanza abierta como mecanismo de participación ciudadana [5]. El Multi-City Challenge es una muy buena oportunidad para demostrar que cambiando la manera en que se resuelven los problemas se puede transformar las ciudades, y que haciéndolo juntos, es más fácil.


[1] Proyección del Sistema Urbano Nacional (SUN), 2010-2030 (CONAPO)
[2] IMCO, 2019. ¨Índice de Movilidad Urbana¨
[3] ANZSOG, GovLab, MSDI, 2019. “Today’s Problems, Yesterday Toolkit”
[4] OECD, 2019. ¨Core skills for public sector innovation¨
[5] Cálculos del autor con datos del Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales 2017.